O4i - OFICINA PARA LA INNOVACION
WorkHubs. Estudio del potencial impacto de WorkHubs de Teletrabajo en Extremadura

Perfil Encuestados Perfil Empresas Percepción Teletrabajo Motivos Implantación Valoración Teletrabajo Desplazamientos Trabajo Herramientas TIC Uso WorkHubs Conclusiones

Espacios workhubs, usos y preferencias

La conclusión general extraída tras el análisis de datos, refleja que aún existe desconocimiento acerca del término y de la modalidad de espacios colaborativos.

Sin embargo, una vez entendida la definición de workhub, los responsables de RRHH, consideran en un 50% que harían uso de estos espacios siempre que se garantizaran los la seguridad de los sistemas informáticos y del acceso a la documentación y aplicaciones corporativas, así como el control de personas que acceden a estos espacios. Otro 10% de los responsables de RRHH encuestados consideró que no utilizaría estos espacios para teletrabajar porque el teletrabajo se concibe como medio de conciliación familiar, y por tanto sería el hogar el lugar más adecuado.

Respecto al uso de los espacios, afirman no ver inconveniente alguno en que los trabajadores de su empresa hagan uso de espacios workhubs aunque de manera puntual o esporádica, ya que en su opinión, como responsables de la actividad son conscientes de que determinadas tareas necesitan de espacios donde se fomente el silencio y la concentración, como ya se apuntó anteriormente.

En cuanto al uso de los espacios Workhub por parte de los trabajadores la totalidad de los responsables de RRHH encuestados permitirían el uso de estos espacios para determinadas actividades siempre que esto revierta en un aumento de la productividad.

El modelo más eficiente para la empresa, el más destacado por responsables es el de alternar un espacio HUB y las oficinas de la empresa, según la actividad a realizar y el perfil del trabajador.

Entre el perfil de trabajadores por cuenta ajena también se da un cierto desconocimiento sobre el término workhub, aunque un 40,91% ha escuchado alguna vez el término, siendo principalmente los medios digitales el medio a través del cual han recibido información sobre este tema.

Por otro lado, un 15,91% cree que la mejor opción es trabajar desde casa, y con un 11,36% trabajar de manera presencial en las oficinas de la empresa, mientras que trabajar desde un espacio workhub cercano al lugar de residencia fue elegido por un 4,55%.

Es significativo que a la pregunta sobre la posibilidad de trabajar compartiendo el espacio de trabajo con personas de otras empresas o instituciones, una amplia mayoría, 90,91%, estaría dispuesto, mientras que tan solo un 2.27% no estaría dispuesto a compartir.

Desde el punto de vista de los emprendedores respecto a la posibilidad de compartir espacios comunes con personas que trabajen para otras organizaciones/empresas, la totalidad de los encuestados respondieron positivamente, y siempre a cambio de reducir los costes económicos o bien establecer sinergias de colaboración entre las personas para el resurgir de ideas y generar proyectos nuevos de manera conjunta.

En relación al término workhub se da una cierta paridad entre los que ya lo conocen y los que no, con un 59.09% y un 40.91% respondieron negativamente, y la mayoría afirma haberlo visto en blogs, redes sociales o incluso por estar en contacto con personas que hacen uso de ellos.

El teletrabajo, es valorado por una amplia mayoría de manera positiva como herramienta para emprender una actividad, pero no para afianzarla, debido esto último a que en Extremadura los costes fijos de una empresa son muy competitivos con respecto a otras regiones, con lo que una vez que ha arrancado una idea de negocio es también interesante y en algunos casos necesario, contar con una sede física.

Desde el punto de vista del autónomo, en la mayoría de los casos se dedican a los sectores relacionados con las TIC, consultoría y servicios a las empresas, el 90% admite que podría desempeñar su actividad desde una ubicación distinta a donde radica su propia empresa, además el concepto de workhub está muy extendido entre estos profesionales. Ante la posibilidad de realizar cierto tipo de actividades desde otro centro de trabajo (por ejemplo, desde espacios HUB, o desde casa), el resultado es muy significativo porque el 95% estaría dispuesto a usar estos espacios, eso sí, de manera puntual en base a las necesidades laborales, como por ejemplo en el caso de requerir un espacio para reunirse con clientes.

En el caso de los teletrabajadores, el concepto aún no se encuentra muy extendido, ya que un 58,82% afirma conocerlo, mientras que un 41,18% no ha oído hablar del término. Respecto a la formula más productiva, consideran que alternar las distintas fórmulas de trabajo, según la actividad y la persona.

Ante la cuestión sobre la posibilidad de compartir el espacio de trabajo, y disponer de recursos comunes con otras personas de organizaciones o empresas distintas, los teletrabajadores estarían en su mayoría totalmente dispuestos a llevarlo a cabo.

En cuanto a la ubicación en términos generales, se entiende que a priori no hay una clara demanda de potenciales usuarios para hacer rentable este tipo de inversiones en las zonas rurales, los datos extraídos expresan serias dudas sobre la calidad de la conectividad y el correcto funcionamiento en muchas de las zonas alejadas de núcleos urbanos donde los recursos son más numerosos. “Una buena conectividad es imprescindible para ofrecer un buen servicio“, por lo tanto su valoración es firme y a favor de los workhubs urbanos.

Sobre la que sería la mejor ubicación por parte de los trabajadores por cuenta ajena, en su opinión, las localidades desde las que se llevarían a cabo el teletrabajo y por tanto fijarían su residencia apuntan a Alburquerque, Almendralejo, Badajoz, Cáceres, Montijo, Plasencia, Villanueva de la Serena y Villafranca de los Barros, siendo Cáceres las más votadas en este sentido e incluso apuntando a localidades fuera de Extremadura.

Los autónomos que llevan desarrollando su actividad desde hace algún tiempo ven perfectamente viable un espacio así en un entorno rural o al menos esos son sus deseos con el fin de que las empresas rurales “se abran“ y de este modo puedan expandir sus negocios, dando un impulso que genere empleo y riqueza en su entorno.

En general, al 74% de los autónomos encuestados les parece una idea muy interesante y con posibilidad de éxito, manifestando en algunos casos la falta de información o desconocimiento sobre este tipo de iniciativas.

En referencia al gráfico anterior, el 21% de las respuestas sobre la posibilidad de éxito, se reservaban su opinión ya que en algunos casos consideran que depende de la actividad o tal vez, no ven factible un workhub para ciertos sectores. Considerando además, que estos workhubs deberían hacer uso de herramientas formativas muy concretas para concienciar a los posibles usuarios. Entre sus usos más valorados estaría el poder disponer de salas de reuniones privadas y bien equipadas a la hora de recibir clientes.

Entre los emprendedores que tienen ya identificado un lugar en el que poner en práctica su idea de negocio, aparece Cáceres como el más deseado. Los motivos que tienen en cuenta para la elección donde ubicar su idea de negocio viene determinado principalmente por motivos familiares o personales, y otros relacionados con la calidad de vida que ofrece la región.

Con todo esto, podemos decir que, los principales usuarios serían autónomos y emprendedores que necesitan de estos espacios para aminorar la inversión inicial necesaria para implantar un negocio. Pero indudablemente se percibe como un espacio de paso y cuya permanencia tendrá que ser motivada por una gestión atractiva para los usuarios.

A la hora de iniciar una actividad, los emprendedores eligieron como ubicación las siguientes opciones en este orden de preferencia: Trabajar desde el propio hogar, seguido de la posibilidad de ubicarse en un local cerca de otros negocios similares, y como opción menos valorada la de ubicarse en un local situado en una zona donde no exista ningún negocio similar al que pretenden iniciar.